EL PODER DE LA MIRADA

Se suele decir que “los ojos son la ventana del alma”, y así es. Una de las formas más importantes de comunicarnos es a través de la mirada.

Cuando somos bebés, la mirada es el primer lenguaje que aprendemos, nos ayuda a estrechar vínculos con nuestros padres y cuidadores, los cuales mirándonos nos transmiten amor, seguridad y nos ayudan a equilibrar todos nuestros sistemas. Como dice el profesor David Bueno, la vista transmite emociones y tiene un papel fundamental en la educación. En función de cómo percibimos que nos miran, sacamos nuestras propias conclusiones.  Deducimos qué significamos para el otro, qué piensa de mi,  qué se espera de mi, cómo debo comportarme. Sentimos miedo, o nos sentimos motivados, nos sentimos queridos y aceptados, o no. Podemos expresar hasta veintidós emociones a través de la mirada. De ahí la importancia de que los educadores, sepamos que el primer paso para una comunicación emocionalmente inteligente con nuestros hijos y alumnos, es ser conscientes de qué estamos transmitiendo y qué queremos transmitir con nuestros ojos.

Quizás lo primero que tendremos que hacer es mirar hacia adentro ¿qué pensamientos, o prejuicios muchas veces inconscientes, me llevan a mirarle así?.  Con miedo nuestros alumnos pueden aprender, pero no se convierte en un proceso activador del aprendizaje.

Y si los ojos son la ventana del alma, ¿con qué calidad me miro a mi mismo?, en función de la calidad con la que me vea, veré yo a los demás.

Todos los niñ@s merecen ser mirados como seres únicos e importantes, y tu también.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *